Plataformas

Transmitimos esta virtud al interactuar con respeto, honestidad y lealtad la cual nos compromete a ser transparentes tanto con nuestro cliente como con los grupos de interés.

Misión

La pastoral social Caritas suroriente colombiano, fundamentada en el evangelio, la doctrina social de la iglesia católica, y apoyada en las ciencias sociales, desde un enfoque diferencial, está comprometido en:

· Acompañar procesos locales y regionales que posibiliten el rescate de la dignidad de la persona, el establecimiento de la paz, consolidada en la verdad, la justicia participativa y la convivencia pacífica.

· Fomentar el desarrollo integral de la persona, el cuidado de la creación e incidir en las decisiones de las entidades del estado, las organizaciones no gubernamentales, organizaciones sociales y empresariales, frente a los empobrecidos, excluidos y la población vulnerable.

Visión

La región del suroriente colombiano, cuenta con una sociedad equitativa, justa, participativa, solidaria, que salvaguarda la creación cimentada en el derecho a la tierra y respeto de los diversos territorios.


La pastoral social Caritas suroriente colombiano, es un espacio de diálogo, y construcción colectiva, que fortalece la evangelización de lo social, se compromete en el reconocimiento y promoción de la dignidad de las personas y comunidades, y genera procesos de paz, justicia y desarrollo integral.

Principios


1.1 Principio rector PSR

El Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia Católica traza los caminos que hay que recorrer para edificar una sociedad reconciliada y armonizada en la justicia y en el amor, que se anticipa en la historia, de modo incipiente y prefigurado

LA DIGNIDAD HUMANA

“estos principios tienen un carácter general y fundamental, porque se refieren a la realidad social en su conjunto: Desde las relaciones interpersonales caracterizadas por la proximidad y la inmediatez, hasta aquellas mediadas por la política, por la economía y por el derecho; desde las relaciones entre comunidades o grupos hasta las relaciones entre los pueblos y las Naciones” (Conferencia Episcopal de Colombia, 2005, 108)


1.2 Principios institucionales

BIEN COMÚN: En estos tiempos, pensar y actuar en pro de la dignidad humana, pasa por pensar en el otro, en este sentido, el bien común se plantea como “el conjunto de condiciones de la vida social que hace posible a las asociaciones y a cada uno de sus miembros, el logro más pleno y más fácil de la propia perfección” (conferencia episcopal de Colombia 2005 109)

DESTINO UNIVERSAL DE LOS BIENES: La raíz, el fundamento del destino universal de los bienes, está en que Dios ha entregado la tierra a todo el género humano, sin excluir a nadie, ni privilegiar a ninguno en tal sentido, Pastoral Social Suroriente Colombiano, ha de trabajar con decisión en el acompañamiento y formación de las comunidades, para que estas a su vez, generen procesos de incidencia política, llegando en primer lugar a aportar en la transformación de las prácticas excluyentes y poco equitativas, y en segundo término, a que sean las mismas comunidades las protagonistas de su desarrollo por medio de su empoderamiento.

PROMOVIENDO EL PRINCIPIO DE SUBSIDIARIDAD: Actuar desde el principio de subsidiaridad, corresponde como Pastoral Social al respeto y la promoción efectiva tanto de la persona como de la familia; implica la salvaguarda de los derechos de los seres humanos y de las minorías; propender por la descentralización burocrática y administrativa; pero sobre todo lograr que la o el ciudadano se sienta parte activa de la realidad política y social del país. Además según este principio todas las sociedades de orden superior, deben ponerse en actitud de ayuda (subsidium), de apoyo, de promoción y de desarrollo respecto de sociedad menores y más necesitadas.

PARTICIPACIÓN: La participación puede lograrse en todas las relaciones posibles entre el ciudadano y todas las instituciones, para ello, se debe prestar particular atención a los contextos históricos y sociales, en los que la participación debería actuarse verdaderamente. La superación de los obstáculos culturales, jurídicos y sociales que con frecuencia se interponen como verdaderas barrera, a la participación solidaria de los ciudadanos en los destinos de la propia comunidad, requiere una obra informativa y educativa.

SOLIDARIDAD: “El principio de solidaridad implica, que hombres y mujeres de nuestro tiempo, cultiven aún más la conciencia de la deuda que tienen con la sociedad en la cual están inmersos: Son deudores de aquellas condiciones que facilitan la existencia humana, así como del patrimonio, indivisible e indispensable, constituido por la cultura, el conocimiento científico y tecnológico; los bienes materiales e inmateriales, y todo aquello que la actividad humana ha producido. Semejante deuda se salda con las diversas manifestaciones de la actuación social, de manera que el camino de los hombres no se interrumpa, sino que permanezca abierto para las generaciones presentes y futuras, llamadas unas y otras a compartir en la solidaridad (Conferencia Episcopal de Colombia, 2005 127).